Compañías peligrosas

General Motors
Comparte

Después de la Primera Guerra Mundial, en plena crisis de crecimiento, la General Motors reunió al mejor grupo de expertos en asesoramiento empresarial en busca de soluciones: “Desháganse de Chevrolet, no puede competir”, fue el veredicto. No les hicieron caso y el Chevy fue el coche más vendido de América. En 1960, los consultores Booz Allen & Hamilton recomendaron a una gran cadena de gasolineras que no vendiera comida para no enojar al comercio local: hoy ingresa más beneficios por las comidas que por la gasolina. Son algunas de las historias de horror con que “Dangerous company” (Compañía peligrosa) ilustra una reflexión sobre el auge de los grandes consultores de negocios. “Su éxito – explican-se basa en el mismo mecanismo que enriquece a los charlatanes de las dietas milagrosas: traspasan cómodamente la responsabilidad de tus problemas a otros”.

Dos periodistas económicos del “Chicago Tribune”, James O’Shea y Charles Madigan, han descrito los pavorosos hábitos de algunas de las grandes empresas de “consulting” y citan casos probados como el de los consultores de Andersen, que fijaban su tarifa en función de cuántos empleos conseguían eliminar, o el “asesor” de Bain que acabó autonombrándose consejero delegado de la compañía que había ido a reorganizar, después de asegurar solemne: “Sobran altos cargos”. Los autores olvidan otros ejemplos no menos significativos como los éxitos de asesoría que consiguió el taylorismo o los “whiz kids”, que lograron detener la crisis de la Ford después de la Segunda Guerra Mundial con métodos aprendidos nada menos que en el ejército. Sin embargo, aciertan en su diagnóstico de que las empresas tienden a sobrevalorar el dictamen exterior al afrontar sus problemas. Por último, apuntan tres recomendaciones prácticas y útiles para empresarios atribulados: “Jamás cedas el control de tu empresa a nadie ni por unas horas”; “Valora a tus propios empleados: ellos tienen las soluciones que buscas” y “Cuídate de quienes ofrecen remedios instantáneos para cualquier empresa”.

Comments are closed.